miércoles, 30 de mayo de 2007

GORY

Cuando llego a la casa tu estás ahí
y amarramos los sueños…”
Víctor Jara

Bart Simpson y Chespirito
saben hacerle sonreír mejor que yo

el reporte escolar y el delirio futbolista
están en sus días como
un recreo agridulce
2 goles de zurda en un domingo asoleado
sin entender aún las leyes del acento

se enamora de las niñas mayores
-mal de sangre- dice el abuelo

el castigo lo toma
entre el cereal azucarado
y las divisiones con decimales

cuando despierta
su voz ronquita es
un dinosaurio rebotando por la casa

pero silencio por favor

silencio

que nuestro goleador duerme.

13 comentarios:

Jen® dijo...

qué bonito post.
entendiéndolos vuelve uno a ser niño otra vez. un ratito al menos.

silvia piranesi dijo...

qué tostado

Tierroso dijo...

tostado? me pareció más bien tierno... y no sé muy bien por qué...

Sirena dijo...

mal de sangre... jajajaja...
Está hermoso... me sorprendió que me gustara porque me molestan un poco las canciones o poesías que mencionan personajes... ¿yo qué sé? son mis neurosis... por ejemplo la de pedro guerra o una de silvio... PERO me encantó, es como que no podía ser dicho de otra manera... es como una foto que querés llevarte para mirarla al extrañarlo ¿no?

Literófilo dijo...

Que buuueno la verdad me llegó, oye tengo días de que no llegas a Literofilia, lo espero, despreocupate hombre, pronto vendrán los cuentos

Floriella dijo...

Súper tierno, Richard, me encantó!

Anónimo dijo...

Lograste dejar plasmado una descripción de Micha, especialmente ahora que pronto dejará de ser un niño.

Jaqui dijo...

..me sonó taaaaaaan conocido...

Me llegó, un montón.

tierroso dijo...

me imaginé lindo al güila!

abrazo.

xwoman dijo...

jejejje recordé a MANUELITO BUSTAMANTE..EJEMMM todo un ícono

Amorexia dijo...

Ese campeón que duerme es todo, aunque importes poco. A ese amor no se le pide nada a cambio. Excelente.

Cromatica dijo...

Es un idolo dentro de casa, acaso el sueño del padre? muy bello.

abrazos

xwoman dijo...

ahhhh es un texto maravilloso. Había olvidado que lo leí hace un tiempo. Y sí, es muy tierno.