lunes, 19 de febrero de 2007

Los Borrachos

Los borrachos
suben las gradas de la iglesia de dos en dos
las bajan de espalda
en un solo brinco
al caer al caño acurrucan sus caras hinchadas
y se duermen
se duermen con el hedor enfermo
maldiciendo sus bolsillos

los borrachos cuidan carros
a la hora de la misa
destilan la limosna
la esperanza
y todos sus candados

nunca gritan en la calle
se esconden de las procesiones
esperando que un meteoro
les abra la garganta

y a la hora de la muerte
los borrachos no lloran
esperan la última lluvia
con la boca abierta
ahorcando palabras
sobre una noche delgada.

16 comentarios:

silvia piranesi dijo...

Hola Malasombra!
Me gustó mucho este... Sólo me "incomodó" lo del "hedor enfermo".
Pero el resto tiene imágenes muy loquillas...
Lo de esperar la última lluvia con la boca abierta está rajado. Se me quedará en la cabeza.

Saludos

perdida en barcelona dijo...

salgo de una larga borrachera, puedo entender de qué hablas,
me gustan tus palabras

Cata Fdez dijo...

Genial, destilan la limosna, espranza y todos sus candados... jajajaja. que buena!

Jen® dijo...

los borrachos que muchas veces no se saben borrachos.

Amorexia dijo...

Siempre me imagine así un poema sobre borrachos, mas este quedó atrapado en mis dedos para siempre.
Muy bue texto, me gustan las imagenes jocosas y tristes de algo que asoma siempre cara de tragi-comedia y que aquí provoca calma y lágrimas.

Literófilo dijo...

Mae pucha me recordás a los borrachines del pueblo loco, esta muy bueno tu poema Malasobra...por cierto mae, no entendí se desarme y se arma, ¿es bueno es malo viejo?

Saludos...

Veronika dijo...

Los conozco...

Un abrazo

tierrablanca dijo...

recordé una anécdota del día que enterraron a mi abuela, un grupo de borrachos de Escazú que después de haberse metido al velorio a tomar cafecito y comer pancito, se fueron tras el féretro y esperaron pacientes hasta que no quedara un alma en el cementerio, se robaron todas las flores, las vendieron para comprarse unas pachas de Cacique... qué vida esta!

Atina dijo...

Jejjejje, que hermoso... me lo imaginé todo todito!

Jaqui dijo...

Aunque no sólo los borrachos. Ni todos los borrachos.

María dijo...

el borracho que se pierde en sí mismo...y antes de morir se bebe la última lluvia...

qué lindas palabras, qué tonalidad que le das a las imágenes...

un abrazo y me encantó parar hoy por aquí!

angeldreams dijo...

Borracho de alegría
de amor y de asombro por la vida
sueños, mandalas y símbolos
bosquejan circulares reflejos al interior de tus palabras.

Un gusto conocerte, qué bueno que dejaste tu huellita para seguirte.
Saludos y ....

Te felicito, escribes con un estilo muy particular y se hace fluida e interesante la lectura

Cromatica dijo...

Me gusta tu estilo "exteriorista" algo humano, ese ver hacia afuera y ponerlo en un buen lenguaje.

Gracias por pasar, y aqui nos leemos.

Te dejo un abrazo.

xwoman dijo...

ja! esto sí es poesía.

La sangre atiborrada" de miedo y de alcohol, un terrible destino. U poema que lo dice mejor que nada.
Me encantó

PIlar M Clares dijo...

La última estrofa... los borrachos parecen esperar la muerte en cualquier instante, exhalan el aire que les sobra, no se sabe nunca si por andar escasos de vida o por sobrarles. Ser borracho. Tu poema me sabe a picaresca y a ciudad.

La Gata Insomne dijo...

Maravilloso!!!, qué talento Malasombra!!!
así, además son (somos) los borrachos de toda latinoamérica, es arquetipal el asunto